$577,98

18 cuotas de $67,07
Ver medios de pago
Descripción

Originaria de Indonesia, la nuez moscada es una planta perenne de cuyo fruto se obtiene un grano duro cubierto de una membrana. Este grano es precisamente la especia que tanto usamos en la cocina, a la que basta rayar y añadir a cualquier plato para dotarlo de un sabor sutil y muy agradable.


La nuez moscada es muy rica en monoterpenos, un compuesto con propiedades anticoagulantes que ayuda en la prevención natural de cardiopatías. También resulta útil su consumo regular en caso de problemas cardíacos. Ayuda a su vez a la hora de prevenir la formación de trombos.
La nuez moscada es un maravilloso antibacteriano natural, que nos ayuda a la hora de proteger nuestro organismo del contagio de determinadas bacterias, como por ejemplo es el caso de la Escherichia Coli.
Elimina el mal aliento o la halitosis. Alivia el dolor dental si se utiliza de forma tópica.
A pequeñas dosis, la nuez moscada no produce efectos perceptibles en el organismo. Sin embargo, a dosis altas (7,5 g. o más) se convierte en un alucinógeno de suave o mediana intensidad produciendo efectos visuales y sensaciones cómodas parecidas a las de la marihuana.
Pero existen motivos para que sea impopular, ya que los efectos duran más de 24 horas después de la subida inicial (aproximadamente 12 horas después de su ingestión) y tienen desagradables efectos secundarios durante todo el proceso, que se extiende más de 36 horas. En grandes cantidades, (7,5 g. o más en una sola toma) es peligrosa, produciendo convulsiones y palpitaciones


Es una especia comúnmente utilizada en muchas cocinas del mundo, como aromatizante y por su sabor ligeramente dulce y fino, especialmente en la elaboración de caldos y guisos con patatas, platos de carnes y también en postres. De hecho, forma parte de la elaboración de algunos currys en la cocina india de la misma manera que lo hace la cúrcuma, y también es habitual su uso en la preparación de dulces.
Lo ideal es tratar de rallar la nuez moscada directamente antes de su consumo. Puedes añadirlo a tu té o infusión habitual, combinarlo en tus platos y comidas y tomarlo con agua.