$304,68

18 cuotas de $35,36
Ver medios de pago
Descripción

La mayoría de los ajíes tienen un alto porcentaje de capsaicina y otras sustancias parecidas (los que no lo tienen son los no picantes). En conjunto se denominan capsaicinoides. Cuando se come ají, estos compuestos se unen a los receptores de dolor de la boca y la garganta, zonas donde se siente el calor. Al estar en contacto con la sustancia del ají picante, los receptores se activan y envían al cerebro el mensaje de que se está consumiendo algo caliente.


 La intensidad del picor de los ajíes, se mide en unidades de calor, Scoville heat unit (SHU), que corresponde al número de veces que un extracto de ají debe diluirse en agua para que se acabe el picor. Los más fuertes son los jalapeños (3.000 a 6.000 SHU), los habaneros (300.000 SHU), el Naga Niper (1.382.112 SHU) y el Trinidad Scorpion Butch T (1.463.700 SHU)


Uno de los principales compuestos del ají, y que genera el ardor en los que son picantes, es la capsaicina, uno de los más beneficiosos para nuestro organismo. También cuenta con una menor cantidad de betacarotenos y vitamina C, muy importantes para el cuidado de la piel y el sistema inmunológico.