$281,24

18 cuotas de $32,64
Ver medios de pago
Descripción

Las lentejas rojas están desprovistas de la piel u hollejo que las protege, lo que las convierte en un alimento ideal para todas aquellas personas que tienen problemas digestivos con las legumbres.
Para su uso, las lentejas rojas no necesitan de remojo en agua previo, basta con lavarlas en agua fría y cocinarlas de diez a quince minutos, menos tiempo que las lentejas “normales”, aunque su llamativo color anaranjado, después de la cocción, se volverá amarillo pajizo y la lenteja casi acabará deshecha. Por eso, esta variedad es ideal para prepararla en cremas, purés o sopas.

 

Las lentejas son unas legumbres deliciosas, que además de contar con importantes beneficios y propiedades para la salud de aquellas personas que las consumen con cierta regularidad.

Las lentejas son especialmente beneficiosas nutricionalmente cuando se combinan en el mismo plato con cereales integrales como por ejemplo arroz, trigo, maíz, avena, centeno, sarraceno, quinoa, amaranto, etc.

 

Contienen fibra, importante para favorecer el tránsito intestinal y evitar estreñimiento, pero además ayuda a disminuir los niveles de glucosa en sangre.
Las Proteínas de las lentejas contribuyen a la formación de músculo y su funcionamiento, en la formación de enzimas, hormonas y en el sistema inmunitario.
Las Vitaminas A y E de las lentejas actúan como antioxidantes protegiéndonos ante el ataque de patógenos y retrasando la aparición de enfermedades degenerativas, protegen la visión, favorecen la correcta circulación de la sangre y son imprescindible para un correcto desarrollo durante la etapa de crecimiento.

Infinitos modos de preparación
Las lentejas pueden prepararse de muchas maneras. Se aconseja no mezclarlas con productos demasiado grasos para que no pierdan su aspecto dietético. “Si las preparas en guiso, agrégales carnes magras –nada de tocino y chorizo– y verduras”.
Si prefieres una receta más exótica, prepara un dhal, plato tradicional indio que mezcla lentejas y especias (curry, cilantro, curcuma…). Y no dudes en resaltar el sabor de las legumbres con ayuda de la pimienta. Si te sobran lentejas cocidas puedes hacer un puré, una sopa o una ensalada. También puedes hacer galletas: para ello, reemplaza la harina por lentejas cocidas molidas.
Último consejo: “No hay que salar las lentejas al principio porque la sal endurece la piel y hace que tarden más en cocinarse”.
 

Mas informacion nutricional de las Lentejas http://www.botanical-online.com/lentejaspropiedadesalimentarias.htm